gipsa
     
  Es la solución para usos de terraplén donde se requiere de un material ligero para reducir tensiones en muros de contención o cimientos. Utilizado ampliamente en la construcción de carreteras, especialmente en suelos blandos, cajones de cimentación, estacionamientos, rellenos de rampas, volúmenes estables y elevaciones, caminos, cimientos, cambios topográficos, desniveles en jardines y parques, muros y diques de contención entre otras muchas aplicaciones.  
   
     
   
   
  Cuando se construyen carreteras, sobre todo en suelos blandos debe considerarse que éstos tienden a deformarse y hundirse con el paso del tiempo, el que tan rápido ocurra ésta deformación, está ligado directamente a la carga que incide sobre el suelo.
 
     
  La baja resistencia de los subsuelos y con pobre resistencia a las cargas, implica que éstas deban eliminarse tanto como sea posible, para así evitar que las capas del suelo sean desplazadas hacia los lados.  
     
  En la construcción de carreteras o caminos en suelos blandos con sistemas convencionales y cuando se tiene que hacer una reparación, ésta regularmente resulta costosa, en cambio cuando se utilizan materiales ligeros, el peso del terraplén de la carretera o de la construcción, se reduce considerablemente y con esto también se reduce la carga sobre el subsuelo.  
   
  Como un material ligero para reducir los hundimientos, como estructura resistente a las cargas para carreteras y vías del ferrocarril, así como contrafuerte en la construcción de puentes y aligeramiento en cajones de cimentación.  
  La aplicación del sistema, está basado en el hecho de la que la espuma de EPS a densidades mayores a 20 Kgs/m3, posee una alta resistencia a la compresión, a la flexión y al corte, que le permite distribuir tanto las cargas vivas como los pesos muertos, proporcionando una eficiencia mayor, que si se emplean materiales convencionales.